Simón Simonete
60 x 30 x 15 cm
Bronce (cera perdida)

Mira quién baila
40x20x15 cm
Resina (baño de Plata)

Esta Mujer con corazón
40 x 20 x 30 cm
Bronce (cera perdida)

Clotilde y la muerte
78x15x15 cm
Bronce (cera perdida)

Colgada de los Milagros
40 x 30 x 70 cm
Bronce (cera perdida)

El Torete
30 x 20 x 10 cm
Bronce (cera perdida)

Andando y en el Camino estoy
80 x 40 x 20 cm
Bronce (cera perdida)

Liberando el estrés
40x40x20 cm
Bronce

Levedad del ser
78x15x15 cm
Bronce (cera perdida)

Libra Equilibrada
18 x 14 x 50 cm
Bronce (cera perdida)

Ekilibrum A
25 x 25 x 80 cm
Bronce (a la cera perdida)

La esencia de la creación está en manipular la materia, darle vida mediante la forma, percibir un latido bajo la sustancia para descubrir cómo se traduce en sentimientos: “En esta corporeidad mortal y rosa donde el amor inventa su infinito” dice Pedro Salinas.

Para Gabriela Cano la fuerza creadora se transmite a cada una de sus piezas y las dota de un dinamismo congelado alrededor de un momento de hermosura. Este alumbramiento no resulta de un acto solemne, sino por el contrario, compromete un estado de vibrante alegría, el sentido del humor que la vida moderna diluye entre sus manos.

Aunque su preparación en el Diseño Gráfico le habría de proporcionar los elementos estilísticos que definen su obra, su consumada sensibilidad artística se desarrolla de manera innata gracias a una herencia familiar rica en percepciones estéticas que fundamentan sus valores en el plano de las bellas artes.

Curriculum